Esta semana echaré el telón a 18 años como técnico de CULTURA del Ayuntamiento de Laguna de Duero, 13 de ellos al frente de la Casa de las Artes. Ha sido todo un honor y un verdadero privilegio crecer personal y profesionalmente a la par de este apasionante proyecto.

Son días de sentimientos contrapuestos, pero algo me dice que ha llegado el momento de iniciar nuevos retos, de emprender nuevos viajes desde nuevas estaciones de origen.

Consciente de que siempre quedarán cosas por hacer y experimentar, emprendo el viaje con la conciencia tranquila y satisfecho de los logros alcanzados. La Casa de las Artes es hoy un centro cultural que contribuye a dinamizar esta pequeña ciudad y gran pueblo que es Laguna de Duero, siendo lugar de encuentro de casi 500 vecinos y vecinas al día. La Casa se ha revelado como un recurso privilegiado para generar identidad, pertenencia y compromiso. En una palabra: CIUDADANÍA. La Casa de las Artes y su teatro son un espacio escénico de referencia en Castilla y León, y goza de proyección, reconocimiento y buen posicionamiento a nivel nacional. Un CENTRO CULTURAL que proyecta, hacia el interior y el exterior, una imagen moderna, amable y atractiva de Laguna de Duero.

Estos logros colectivos se los debemos a muchas personas, y a algunas instituciones y entidades:

A Jesús Viejo y Teresa Villanueva. Alcalde y Concejal de Cultura con los que inauguramos La Casa y con los que alcanzamos en poco tiempo la velocidad de crucero. A Luis Minguela y Alfredo Fadrique (Fredi para los amigos). Alcalde y Concejal de Cultura con los que surfeamos los peores años de la crisis y, juntos, vencimos a los mercaderes de lo público en busca de beneficios rápidos. A Román Rodríguez y Lucía Castro. Alcalde y Concejal de Cultura actuales con los hemos recuperado ilusiones y el lugar que nos corresponde.

A los compañeros del Departamento de Cultura, Fernando, Henar, Toño y resto de compañeros de otros servicios municipales que han acudido puntualmente a nuestra llamada cuando hemos necesitado de sus habilidades, destrezas y competencias.

A los compañeros de La Casa, Marisa, José Miguel, Luisa, Cari, Mar y resto del personal de limpieza, a los compañeros de La Biblioteca con Regina al frente y de forma muy especial a todo el personal técnico y de sala de Montajes Escénicos Globales con su Jefe Técnico a la cabeza. Gracias Dioni, compañero, amigo y hermano de fatigas que siempre das más de lo que el puesto obliga.

Gracias también a quienes, desde dentro, durante trece años no han cesado en su intención de entorpecer y poner palos en las ruedas…con esas artimañas nos habéis hecho más fuertes.

A los compañeros y compañeras de La Red Española de Teatros, de la Red de Teatros de Castilla y León, y de forma muy especial a los amigos/compañeros de Giras, grupo de trabajo con el que pretendemos poner algo de orden en el caos escénico nacional desde hace casi una década.

A los compañeros que nos ayudan con la comunicación, Bego de Algo Diferente, Jesús y Pepe de Kaché Diseño, Jorge de Skynet Informática, a Comodín, a Chuchi Guerra por su afinado y preciso objetivo fotográfico, y a Fernando Puga y Paco Alcántara por hacernos siempre un hueco en sus micrófonos.

A los  actores y actrices, bailarines, músicos,  artistas circenses, plásticos y visuales, a las compañías, distribuidoras y productoras que han llenado de talento cada rincón de esta casa.

A la Diputación Provincial de Valladolid, Junta de Castilla y León e INAEM, y al resto de entidades colaboradoras:  Bodegas Frutos Villar- Calderona, Bodegas Tres Jotas, Laguna al Día, Hotel Duero,  y a la Revista Atticus.

Pero si alguien es responsable máximo de esos logros, sois vosotros. Si, vosotros que acudís a nuestra llamada de vez en cuando, y en especial a los que los hacéis con frecuencia y fidelidad. Vosotros sois el punto de partida y llegada, sois los que dais sentido a la fatiga y a los sinsabores del oficio – que también los hay- . Sois dulce elixir contra las amarguras. No hay palabras para corresponder a la confianza depositada en nosotros.

Voy terminando. Si algo me ha enseñado la crisis es que nada es tan sólido como parece, por eso os hago un último ruego. Apoyad a quienes desde su cargo político y/o técnico apueste por un proyecto de gestión pública para la Casa de las Artes, con vocación de servicio público y dirigido a crear, potenciar y mantener una ciudadanía más preparada, crítica, activa y comprometida que propicie mejora y progreso en favor del interés general de Laguna de Duero, y revelaos y oponeos de forma explícita y clara ante quienes pretendan lo contrario desde la banalidad, el falso brillo y lo provinciano.

En los próximos aplausos en el Teatro mirad a ambos lados, reconoceros, conoceros si tenéis tiempo,  y dedicaros parte de esos aplausos porque, en lo que a mí respecta, lo habéis hecho muy bien.

Sirva como despedida y mi deseo para vosotros  la frase final del último espectáculo teatral que disfrutamos juntos el pasado sábado.

QUE VUESTROS DÍAS TENGAN SIEMPRE LA COMPAÑÍA DE LA TERNURA.

GRACIAS DE TODO CORAZÓN

Nos vemos en los teatros.

Juan I. Herrero.

 

(Fotografía cedida por JTAJES)

BIEN ESTÁ LO QUE BIEN ACABA
#SinTiNoHayEspectaculo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.